Obtenez votre premier livre audio gratuitement

CDN$ 14,95 par mois; les 30 premiers jours sont gratuits. Annulable en tout temps.

Description

"Bienvenido al autobús noctámbulo, transporte de emergencia para el brujo abandonado a su suerte. Levante la varita, suba a bordo y lo llevaremos a donde quiera."

Cuando el autobús noctámbulo emerge de repente de la oscuridad y chirría hasta parar justo frente a él, a Harry Potter le queda claro que este año en Howgarts también está lejos de comenzar de forma corriente. Sirius Black, un asesino en serie fugitivo y seguidor de Lord Voldemort, anda suelto y dicen que viene por Harry. En su primera clase de Adivinación, la profesora Trelawney ve en las hojas del té de Harry un augurio de muerte... Pero quizás lo más aterrador de todo sean los dementores que patrullan por las tierras del colegio y los besos con los que pueden succionar las almas de sus víctimas...

Tema musical compuesto por James Hannigan.

©1999 J.K. Rowling. Traducido por Adolfo Muñoz García y Alicia Dellepiane (P)2020 Pottermore Publishing

Ce que les auditeurs disent de Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Moyenne des évaluations de clients

Évaluations – Cliquez sur les onglets pour changer la source des évaluations.

Il n'y a pas encore de critiques disponibles pour ce livre audio.
Trier :
Trier par:
  • Au global
    5 out of 5 stars
  • Performance
    5 out of 5 stars
  • Histoire
    5 out of 5 stars
  • J R Gonzalez
  • 2021-02-06

Magnífica Lectura y magnífica Leonor

El libro lo he releido varias veces porque me encanta. Ahora estoy volviendo a las historias de Harry Potter con la lectura de Leonor Watling. La felicito porque da gusto escucharla, inventar las distintas voces y redescubrir este maravilloso mundo otra vez. Además, en este mundo de Harry, con tantos seguidores, hay que ser valiente para poner la voz con tanta naturalidad y frescura, y no caer en la tentación de copiar las voces de las películas. Bravo Leonor.

Sólo tengo una duda. En los libros dicen lechuzas en vez de buhos. ¿Por qué son buhos ahora?